© 2020 Coalición por el Acceso Legal a la Cultura

José María Velasco 59, 4to piso,

San José Insurgentes, Benito Juárez, CDMX

  • Facebook icono social
  • Icono social Twitter
Siete pecados capitales en las obras de arte

México D.F., 20 de Abril de 2015.- El 80% de los compradores de arte en México deciden comprar obras de artistas emergentes por la mayor accesibilidad para adquirir estas obras pero también porque su inversión ascenderá en un tiempo relativamente corto.

 

Como en todas las inversiones, “a mayor riesgo mayor rentabilidad, pero existen algunas reglas muy simples que los no conocedores pueden seguir para comprar las mejores piezas”, dice Paul Achar, Presidente e la Sociedad Mexicana de Autores de las Artes Plásticas (Somaap).

 

Así el representante de 5,000 pintores, grabadores, escultores y fotógrafos enumera:

 

Lujuria. Las propuestas muy evidentes, burdas, que  aluden a  los sentidos físicos sin ninguna propuesta resultan vulgares y poco cotizadas en el mercado de arte mexicano, donde priva cierto conservadurismo pero sobre todo un gran respeto a la familia. “En México se maneja un erotismo fino, se tiende por una originalidad que permita la recreación lúdica y no las manifestaciones burdas, descontextualizadas, intrascendentes”, dice Achar.

 

Gula. En la elección de un artista debe considerarse que exista concordancia entre los temas abordados y un estilo propio. Los compradores de arte mexicano se desencantan ante propuestas muy disímiles que carecen de un sello propio. “No se adquiere obra donde se exalta la gula con platillos diversos entre si. El público quiere mesura y coherencia para sentirse identificado con un artista”, dice el presidente de Somaap.

 

Avaricia. El arte en general tiende al hedonismo. Así, los espectadores rechazan pinceladas temerosas y propuestas pobres, poco originales o temas reducidos al convencionalismo. “Quien  no comparte su mundo interno, ideas y sueños  no es  artista”, resume Achar.

 

Pereza. Gana espacio el artista que expone y propone, quien divulga su obra y da a conocer sus propuestas, quien participa en foros y se enriquece día a día. “El arte no es terreno para la pereza. Los flojos no sobresalen”, vaticina el artista plástico con 30 años de carrera artística.

 

Ira. Los iracundos no son las mejores opciones en este momento. El mercado demanda propuestas que de alguna manera contrarresten el estrés generado por altas expresiones de violencia y crímenes de alto impacto social. “Existe poca atracción por propuestas que reflejan estados anímicos que rayan con la rabia y el odio en este momento en México. La ira exacerbada se mira con cierto rechazo”, comenta el artista plástico.

 

Envidia. Se consolidan más los artistas que tienen la capacidad de compartir y llevarse bien con los demás, aquellos dispuestos a aprender y manifestar de manera abierta la admiración hacia el talento y propuestas de los emás. “En un mundo globalizado e intercomunicado gana más quien compárate y está dispuesto a emular buenas prácticas o considerar diferentes puntos de vista”, comenta el pintor.

 

Soberbia. México dice no a los artistas soberbios. Busca  personas afines con la capacidad de volcar en trazos y colores su propio mundo interno, se aleja de los “genios”. “Una excelente idea para comprar arte es conversar con los creadores. La humildad y accesibilidad se vuelven cruciales para el artista que busca  colocar su trabajo”, finaliza Achar.

 

FIN

 

Para más información:

Ivette Estrada

Ivette Estrada Relaciones Públicas

Cel 0445523088085

www.ivette-estrada.org

ie@ivette-estrada.org