Los fabricantes de dispositivos tecnológico se quedan con el dinero de los autores

En México, ya se estipula en la Ley Federal de Derecho deAutor el pago de Copia Privada, aunque nunca se estableció quiénes eran los sujetos obligados al pago. El dictamen desechado por la Cámara de Diputados el 30 de abril de 2021, determinaba que fabricantes e importadores de dispositivos son los sujetos obligados al pago por Copia Privada. 

Carta Abierta publicada en El Universal, Milenio, el Financiero el día jueves, 13 de mayo de 2021

Quienes formamos parte de la comunidad cultural de nuestro país lamentamos que el pasado 30 de abril del año en curso los diputados hayan desechado la iniciativa de reforma para regular la Ley Federal del Derecho de Autor (LFDA) y poder hacer aplicable la remuneración compensatoria por Copia Privada, situación que, más allá de ir en contra de los preceptos contenidos en la propia ley,  afecta en particular a los creadores, y el derecho que tienen, como toda persona que ejerce una profesión, a percibir un ingreso por su trabajo, por sus obras.

En México, el derecho de los creadores a la remuneración compensatoria por Copia Privada se encuentra reconocido y plasmado en la LFDA desde 1996; sin embargo, su aplicación ha sido imposible ya que fueron omitidos los sujetos obligados y los montos a pagar, dejando olvidados en este sentido a los artistas nacionales. En la actualidad más de 70 países a nivel mundial cuentan con un sistema de remuneración compensatoria efectivo. Por ello, la Coalición por el Acceso Legal a la Cultura (CALC), conformada por más de 30 asociaciones de la comunidad cultural e industrias creativas, recurrimos a nuestros legisladores en busca de apoyo.

 

En la creación, estructuración y redacción de la iniciativa rechazada se llevaron a cabo varias mesas de trabajo y conversatorios en donde participaron personalidades expertas en la materia de todo el mundo, quienes explicaron las bondades de la reforma y los beneficios para la comunidad creativa, enriqueciendo con su experiencia la propuesta y ayudándonos a establecer un sistema justo y equitativo que estuviera acorde a la legislación nacional.

 

¿Qué pasó en la Cámara de Diputados? Desafortunadamente no se obtuvieron los votos a favor suficientes; además, en la discusión de la iniciativa se expusieron argumentos equivocados, falaces y medias verdades. Este hecho puede responder a tres razones: la primera es que no hayan leído la iniciativa de reforma; la segunda es que exista desconocimiento o malinterpretación de esta y, la tercera es que por algún motivo lamentable los intereses de algunos legisladores se encontraban alineados con los de las millonarias trasnacionales que están en contra de la reforma. No lo sabemos a ciencia cierta, pero lo lamentamos.

 

Quienes estuvieron en contra de la iniciativa defendieron, principalmente tres argumentos, dos de ellos falsos y el otro con desconocimiento en la materia. En el primero etiquetaron a la remuneración compensatoria como un impuesto, cuando en todos los foros y espacios posibles se aclaró reiteradamente que NO se trataba de uno, mientras que el segundo, y el más preocupante, fue haber sostenido que la iniciativa afectaría la economía de los mexicanos debido a que los dispositivos subirían de precio, lo cual iría en contra de las directivas de nuestra actual administración, lo que también fue explicado exhaustivamente:

 

Este argumento es falso por el simple hecho de que los mexicanos YA PAGAMOS el derecho de Copia Privada; la única diferencia es que en los demás países los fabricantes e importadores SÍ les pagan a los creadores porque la ley los obliga, mientras que en México las MISMAS empresas ya lo cobran y simplemente se lo quedan; con el rechazo de esta iniciativa, la ley lo seguirá permitiendo. Por si no fuera suficiente, el mensaje que se envía a dichas compañías es muy claro: en otros países la legislación sí protege a los creadores, en México no.

 

Finalmente se argumentó que había desconocimiento de la efectividad y transparencia en el cobro de la remuneración, pretendiendo demeritar la iniciativa haciéndola parecer como una ocurrencia que obedece a los intereses particulares de unos cuantos. El método de cobro no es nuevo ni un invento; los mecanismos propuestos se basan en parámetros internacionales de países en los que el sistema de remuneración compensatoria por Copia Privada ha sido efectivo, tales como Francia, Estados Unidos, Canadá, Paraguay, Perú, Alemania y España, entre muchos otros. Lo más preocupante, y que muestra el nivel de desconocimiento de la iniciativa, es que se pierde la posibilidad de que las aportaciones sociales que la iniciativa contiene, apoyo a la previsión social para los creadores y apoyo para el desarrollo cultural de las comunidades originarias, queda también cancelado. 

 

Es una pena que cuando se dice que hay que defender al pueblo, nos excluyan; pareciera que, para algunos diputados, los autores y los artistas no somos ni pueblo ni mexicanos. A pesar de todo, los creadores no dejaremos de luchar y de alzar la voz en defensa de nuestros derechos; mucho menos bajaremos los brazos hasta lograr que se respete el trabajo creativo, ya que nuestro silencio implicaría avalar el atentado que se ha cometido en contra de los creadores nacionales.  No perdemos la esperanza en nuestro gobierno y confiamos en que más tarde o más temprano se hará justicia.

 

Las personas que nos dedicamos a la creación estamos a favor de la transformación de México; tenemos el derecho de ser parte de ella, con justicia social y visibilidad creativa.